Día de vino y rosas

Somos novios. Solo disponemos de 24 horas, pero estamos más que dispuestos a apurar al máximo nuestro paréntesis de íntimo asueto. Destino: Alt Penedès.

Antes de partir desayunamos divinamente en Rosa Estrella, el flamante establecimiento que inauguraron el pasado jueves en los bajos del edificio de La Rotonda. En la zona de degustación, Juan Pablo, que hasta hace nada reinaba en la barra de Cortacans, se multiplica para que todos tomemos lo que nos gusta y nos sintamos cómodos. Ha arrastrado al nuevo local a cuantos le conocían en el barrio -para que luego digan que cualquiera puede ser camarero-.

bodega_llegadaNos subimos al coche y enseguida comprobamos que nuestro destino está aún más cerca de lo previsto, de modo que discurrimos sin prisas entre los ya cobrizos viñedos. Llegamos a la Masia Parés Baltà a tiempo para la golosa cata que reservamos días atrás: maridaje de vino y chocolate. En recepción nos presentan a nuestra cicerone, Gisela, una muchacha locuaz y encantadora, vecina de La Granada, que únicamente nos acompaña a nosotros. Más personalizado, imposible. Unbelieveble.

biodinámicaDurante dos horas y media, Gisela nos contagia su entusiasmo por todo lo que explica. Nos desvela los secretos de la agricultura biodinámica, una forma de relacionarse con el entorno inspirada por Rudolf Steiner que concibe la granja como un organismo holístico que sigue el ritmo de los ciclos lunares y el movimiento de las constelaciones. barricaAsí mismo nos muestra cómo se elabora el cava y nos revela las diversas crianzas de los caldos que allí se producen: en barrica de roble europeo, que es menos poroso que el roble americano, en cuba de acero inoxidable, en tinaja de cerámica, a la manera autóctona prerromana, o en damajuana de vidrio, el último experimento de las dos intrépidas enólogas de Parés Baltà, María Elena y Marta.

cavaLa ceremonia del maridaje se desarrolla en una sala exclusiva para nosotros. Plaisir privé. Probamos siete variedades de vinos y cavas, un aromático aceite de arbequina que solo comercializan allí y cuatro especialidades diferentes de la cercana chocolatería Simón Coll. Sin embargo aún nos queda un hueco para el almuerzo.

Ante la inviabilidad de reservar en El Convent –días atrás fue imposible conseguir que respondieran al teléfono-, comemos en el restaurante La Vinya del Mar de Vilafranca: exquisitas las ostras, soberbias las croquetas de marisco y sabrosísimo el arroz meloso con calamares y alcachofas.

De camino a nuestro alojamiento, la sierra de Montserrat se recorta al fondo como un gigantesco decorado de cartón-piedra. Qué cielo tan magnífico.

llegadab&b2Cuando llegamos a B&B Wine&Cooking Penedès, la luz del atardecer baña el paisaje con su manto centelleante y nuestra anfitriona nos recibe con una cordial bienvenida que nos arropa el ánimo. Magnus y Marta, dos urbanitas reconvertidos en posaderos, han sabido convertir la Masia Can Xup en un coqueto y acogedor hogar. Un payés se ocupa del viñedo anejo a la finca: lo acaban de replantar para mejorar la cosecha de uva que les compra la bodega Vallformosa.

En el comedor de Wine&Cooking, una vistosa nevera rosa chicle alberga refrigerios de emergencia, desde bandejas de embutidos y quesos para viajeros cansados y hambrientos, hasta bebidas, como nuestra botella de cava cortesía de la casa. Marta nos confiesa que los cursos de cocina que anuncian en su web están bastante enfocados a los numerosos turistas americanos, canadienses y europeos que frecuentan el cautivador hospedaje, sobre todo en verano: los platos que les enseñan a elaborar forman parte de nuestra gastronomía casera.

B&BllegadaDormimos plácidamente: nos hacía mucha falta un sueño reparador. El desayuno es espléndido y la puesta en escena de todos los ingredientes es tan pulcra como apetitosa. El pan, recién hecho, es de Ca l’Arseni, una tahona artesana de Sant Sadurní d’Anoia. Yo escojo probar un par de quesos mientras Marta nos prepara zumo de naranja natural, huevos fritos y tortilla. Enseguida llegan también nuestros cafés con leche, servidos en sendas tazas de loza de estilo provenzal –abundan los detalles cucos en la decoración y el menaje-. Mientras la mañana se despereza, la conversación se teje entre los tres con cálida complicidad.

De regreso a Barcelona, concluimos que, aunque la perfección no existe, el breve paréntesis del que hemos disfrutado se acerca mucho a ella.

Anuncios