De rodaje por Mañolandia

Esta semana hemos estado un par de días por tierras aragonesas por motivos laborales. Qué majicos son los maños. Aunque debo admitir que no soy objetiva: cuánto me reconforta escuchar ese acento íntimamente familiar que me teletransporta a mi infancia feliz en Zaragoza.

Nada más llegar, Juan, un afable Pitagorín talludo y enjuto, nos guió por la harinera donde trabaja y con él aprendimos, entre otros muchos interesantes aspectos del proceso fabril, cómo se consigue mantener una calidad óptima y homogénea –las cosechas son siempre cambiantes e impredecibles-, o cómo lo que a simple vista parece grano limpio se descubre, tras los sucesivos procesos mecanizados de purificación, como una ecléctica mezcla de trigo, briznas de paja e incluso arenilla y pequeñas piedras.

Tras almorzar en un restaurante cercano donde sirven raciones colosales –de postre sirvieron un arroz con leche en marmita de Obélix-, nos llegamos al predio oscense donde debíamos grabar las espigas en pleno proceso de crecimiento. Tras las abundantes lluvias de los últimos días, los campos lucían lozanos y espléndidos, atentos a la caricia del cierzo para empezar a amarillear. Los topos bermellones de los ababoles salpicaban, muy de tanto en tanto, los labrantíos de trigo y cebada, para disgusto de Hugo, el encargado de la finca, quien hubiera preferido la pradería desbrozada. En cambio a nosotros, ajenos a los criterios de la ingeniería agrónoma, nos parecía que los sembrados se veían mucho mejor con alguna que otra amapola como las que loara Juan Ramón Jiménez. Dispares puntos de vista.

IMG-20160519-WA0006.jpg

Cuando acabó la jornada, la idea era acostarse temprano porque al día siguiente tocaba madrugar. Pues no. Tras tomar una copa en el bar de nuestro hotel de Zaragoza, nuestros maños anfitriones nos llevaron a tapear por El Tubo. Pasamos por delante del emblemático local El Plata, que se autodefine como cabaret ibérico y cuyo director artístico fue Bigas Luna. Quedó pendiente para una próxima ocasión.

Nuestra primera parada, a pie de barra, fue en Bodegas Almau, donde probé la decepcionante tapa Dulce de anchoa, con crema de queso, anchoa y virutas de chocolate negro –dulce, no amargo, puaj-. Escogí mal. Tendría que haber optado por la Explosión de vinagre -crema casera de atún, boquerón, aceituna negra, anchoa, tomate deshidratado y sirope de vinagre de Módena, más la indispensable anchoa-. También me comentaron que sus croquetas estaban muy ricas. En fin, otra vez será. Luego nos acogollamos los siete alrededor de un par de mesas en El Balcón del Tubo, una taberna donde sirven ricos platillos. Allí continuamos con nuestro festín de cervezas, vino y raciones compartidas: todos rebañamos con pan, como posesos, el unto de la sartencica marinera, ¡deliciosa!

Entre risas y charlas nos acostamos a medianoche. Y a las seis sonaba el despertador. Horror y pavor. Claro que, como le comentó a Juan un buen amigo, lo verdaderamente desagradable es tener que levantarse y abandonar el confortable lecho, al margen de que te acuestes a las diez o a las tres de la madrugada. Que nos quiten lo reído y lo disfrutado.

Nuestro segundo día de trabajo por tierras aragonesas fue una intensa maratón: nos llevó doce horas prácticamente ininterrumpidas grabar el proceso de fabricación de la harina de trigo. Juan lo dio todo desde el minuto uno hasta el final, sin perder la alentadora sonrisa. Y también Pedrito, un hombretón corpulento de manos ásperas y andares rudos que despliega no solo una entrega formidable, sino también una admirable lucidez electromecánica -ese talento, tan ajeno a mí, me parece prácticamente magia-. Y lo mismo Maite. Y toda la pandi de personas encantadoras que trabajan junticas y en buena armonía gracias a los mimbres que han sabido tejer Paloma y Mª José. Qué majas son. Qué majos son todos. Y qué ganas de regresar para rodar la siega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s