La Charente-Maritime

Este encantador departamento francés, que administrativamente forma parte de la nueva y flamante región de Aquitaine-Limousin-Poitou-Charentes, orilla la costa atlántica desde el estuario de la Gironda hasta la Reserva Natural de la bahía de Aiguillon. Toma su nombre del río Charente, que riega las poblaciones de Cognac, Saintes y Rochefort antes de desembocar en el océano frente a la isla de Oléron.

Hemos salido de Barcelona poco antes de las ocho de la mañana y, paradas de avituallamiento y pausa mediante, hemos alcanzado nuestro destino sobre las cuatro de la tarde. El cansancio del largo trayecto se ha volatilizado de repente al contemplar el arrebatador paisaje, con las coloridas cabañas de los ostricultores jalonando el último tramo del recorrido, y la apacible y soleada tarde que nos daba la bienvenida.

2.Atardecer ostril.jpgDurante una semana nos alojaremos en el apartamento de vacaciones de la Demeure du Port, una casona que en 1889 ya figuraba en los mapas de los puertos de Francia como puesto de aduanas. Se ubica al final de la carretera del puerto de La Cayenne, en Marennes, y está flanqueada por los canales de Marennes y de Lindron. Un poco más allá, el río Seudre, que desemboca en la Reserva Natural de Moëze-Oléron.

Monique, nuestra locuaz y encantadora anfitriona, nos ha detallado los incontournables de los alrededores sobre un mapa y nos ha recomendado el restaurante Le Buccin, que se ubica a escasos metros de nuestro hogar provisional -de hecho, lo vemos desde las ventanas de la cocina-. No obstante, hoy hemos preferido curiosear otro comedero que hemos visto de camino, a un corto paseo de casa, el Restaurant Le Cayenne, donde, mientras las adolescentes se conectaban a sus queridas redes sociales, los adultos de la familia nos hemos obsequiado con una gloriosa merendola, a saber: una bandeja de degustación para probar cuatro variedades de ostra, un pica-pica de salmón ahumado y rillettes de sardina y salmón, más una botella de un refrescante vino blanco afrutado de la vecina Île d’Oléron. Así, para empezar las vacaciones de Pascua con alegría.6.Ostras_ostras.jpg

Mañana, más, pero no sé si mejor, porque llegar a este remanso de paz y tranquilidad ha sido un auténtico regalo tras los trepidantes días de vorágine laboral de los que nos hemos escapado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s