El asombroso parecido entre el azúcar moreno y las toallitas autobronceadoras

Cuando me comentaron que el azúcar moreno tan solo era azúcar blanco coloreado me quedé patidifusa. Me reconforté íntimamente dando por hecho que eso solo podía suceder con el de Azucarera Española -su variedad tintada cuesta casi el doble que la albina- y alguna otra marca de gran consumo, de modo que en ese momento prevacacional no le concedí mayor importancia. No obstante, como se me quedó la mosca tras la oreja, la semana pasada decidí investigar un poco y hacer mis propias comprobaciones.

Empecé por el azúcar moreno ecológico Odinea que tenía en casa -3,4 € el paquete de 500 gr. en Caprabo- y la prueba no falló: en cuanto vertí un poco de agua sobre el azúcar en cuestión, el supuesto moreno –la melaza del azúcar de caña- quedó en el agua, mientras que los granos de dulce aderezo quedaron limpios y relucientes como la calva de Don Limpio. Continué con el “azúcar moreno de caña, sin refinar” –eso es lo que indica su envase- Diet Rádisson y obtuve idéntico resultado: agua turbia, azúcar níveo. De modo que por eso eran tan oscuros mis espectaculares mojitos –para qué andarme con falsas modestias, me salen muy ricos, verdad de la buena-, no porque los preparara con ron añejo, sino porque el azúcar bronceado artificialmente desteñía. Qué cosas.

azucarEntonces, ¿por qué azúcar podía optar? Escarbé un poco por los entresijos de la red y, a partir de la información que encontré, concluí que el más recomendable, en general, era el mascabado –también llamado moscabado-. No obstante, las especialidades más puras eran la melaza de azúcar de caña y la panela, el jugo de la caña de azúcar solidificado y casi siempre molido, aunque también se comercializa en porciones de pan de azúcar. Con estos datos en la mano, decidí darme un paseo por el barrio para encontrar esas mágicas glucosas que endulzaban de manera un pelín más saludable.

Lo más fácil fue la melaza, la tienen en cualquier supermercado. Su apetitoso aspecto tostado es muy parecido al de la miel de castaño. Al paladar tiene un regusto a regaliz muy agradable que matiza el sabor de yogures e infusiones –sí, soy de esas sacrílegas que toma casi todo lo amargo con un poco de azúcar, en plan Mary Poppins-.

El azúcar mascabado y el azúcar panela los encontré en el herbolario más cercano a mi casa. Opté por el segundo porque era un producto de comercio justo, fabricado por la Asociación Cumbres en Ecuador. Más que grano, por lo fino y casi terroso –como si envasaran un poquito de arena de playa todavía húmeda-, es polvo de azúcar. Su sabor es especialmente intenso, similar al de los caramelos que compraba para las niñas de mis ojos cuando eran pequeñas pero acababa ingiriendo yo: siempre había algún familiar o alguna amiga que las sobornaba con chuches multicolores rebosantes de aditivos, y tampoco era cuestión de ponerse estupenda –sí, confieso que yo también acabé comprándoles Sugus y Chupachups-.

Os dejo, me voy a preparar una deliciosa leche merengada con mi maravilloso azúcar panela recién adquirido. Si tenéis más información sobre el tema, siempre será bienvenida. ¡Gracias de antemano!

Anuncios

10 comentarios en “El asombroso parecido entre el azúcar moreno y las toallitas autobronceadoras

  1. ¡Yo tampoco! Cuando la industria de la alimentación urde una patraña es difícil desenmascararla. Por eso hay que compartir la información que se cuela por sus resquicios 😉

  2. Si noia jo tb ho havia sentit i em vaig passar a l estevia q ara tb ha sortit un altre article esfereidor al respecte….
    Serà qüestió d provar el que dius!
    I per cert si q et surten rebons els mojitos jajajaja

  3. Hola Primita aqui en Tenerife es muy facil encontrar la panela en cualquier supermercado aunque la venden en un bloque que luego tienes que rallar o partir tu misma, yo la utilizo en las infusiones y tiene un sabor muy parecido al caramelo tostado, muy buena investigación es un tema muy de moda! besos

    • ¡Gracias por tu aportación! Me alegro de que ya seas usuaria del azúcar “bueno”, a mí hasta ahora me han estado tomando el pelo :-S
      ¡Besísimos a toda tu fantástica familia, preciosa!

  4. Hola, soy productor de caña de azúcar de la costa de la Alhambra en el sur de España. Mil primaveras avalan la producción de azúcar en nuestra tierra. Dicho esto, me gustaría exponer mi conocimiento. La panela o moscabado se obtienen directamente de la deshidratación y oxidación del zumo de la caña, por lo que no es azúcar, si no zumo de caña recalentado varias veces para solidificarlo y eso de que conserva todas sus propiedades habría que verlo. Cuando sumergimos la panela en agua no se vuelve blanca porque sencillamente no son cristales. Yo soy productor artesanal de azúcar de caña y cualquier azúcar de caña, aunque esté sin refinar, acaba terminando blanca pq son cristales. No defiendo la industria del azúcar pq para mi está todo muy prostituido.Gracias y espero que sepamos lo que comemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s