La aldea abandonada de Yosa

Siguiendo un itinerario pedestre que se inicia en la carretera de Oto, a unas dos horas de camino montaña arriba a paso de urbanita desentrenado, se llega a Yosa, un villorrio deshabitado que forma parte de la luctuosa compilación de despoblados oscenses.

1.BordaYosaEl primer tramo de la vereda se desarrolla a lo largo de un tramo muy empinado y pedregoso en el que todavía se aprecia la mano del hombre: los trechos adoquinados atestiguan que los habitantes del valle lo usaban para desplazarse con asiduidad -qué robustas piernas las suyas-. Cuando, a mano derecha según se sube, vislumbras una borda imponente dominando un pasto, piensas que estás cerca de tu objetivo. Pero no, aún queda otra hora de recorrido. Luego ves Yosa desde uno de los codos del sendero, agazapado en las alturas y todavía distante, y como el camino mejora un poco piensas que lo que queda por delante es pan comido, aunque tus hijas adolescentes hace ya un rato que han dado media vuelta para regresar: simplemente, no le encuentran la gracia.

2.Camino de SantiagoVas paseando sin disfrutar de demasiadas vistas, casi colándote por el tupido bosque que impide que tus ojos se explayen más allá de los lindes de la rocosa ruta. Y echas de menos –mucho- las bulliciosas y cristalinas aguas del valle, que atemperan el ánimo y el pensamiento. No obstante, llegar a Yosa se ha convertido en un reto, de modo que continúas. Caminas, caminas, caminas, desafiando la arisca pendiente del último ramal –de modo que más bien trepas, trepas, trepas- y, por fin, cuando estás a punto de desfallecer, alcanzas Yosa.

3.Pueblofantasma2La única construcción que preserva cierta utilidad es el establo donde se refugia el ganado de algún pastor de la zona. Por lo demás, causa una incómoda tristeza adivinar un antiguo jardincillo delante de un caserón, imaginar la vida sobre el recio suelo de madera de otra vivienda que todavía aguanta, o intuir el uso de un bello y ajado arcón, anclado en mitad de la calle, como el resto de un naufragio. Solo tengo que cerrar los ojos para recrear un pueblecito de montaña encantador, con casitas levantadas a prueba del inclemente clima y el aislamiento invernal y gentes afanosas y osadas. El mundo quedaba lejos, muy lejos de allí. Y entonces comprendo, ahora sí, ese carácter áspero de los sobrarbenses, forjado tras largas generaciones plantando cara a las más duras condiciones, perdiendo a veces, pero siempre sobreviviendo.

4.Pueblofantasma3Sin médico y sin cura –lo subían los domingos en un mulo para que diera misa en la iglesia parroquial, dedicada a Santiago Apóstol-, aunque en 1900 había censados 63 habitantes, los últimos dos habitantes de Yosa partieron en 1970, además de por el pésimo acceso, que los mantenía prácticamente incomunicados, por falta de agua corriente y electricidad.

Yosa es hoy paso de peregrinos en ruta por el Camino de Santiago, y privilegiada atalaya desde donde divisar el valle, con Oto y Broto allá al fondo, casi en otra galaxia.

El regreso ha sido bastante más llevadero que el fatigoso ascenso y al cabo de una hora hemos pasado por casa para tomar una ducha rápida, reunirnos con la otra mitad de la familia e ir a almorzar al Hotel el Mirador de Oto, donde te sirven sabrosos platos caseros con mantel y servilletas de los de verdad. Hacía siglos que no comía cardos con jamón como los que preparaba mi abuela. Las manitas de cerdo guisadas y las natillas, con sus galletas maría, me han teletransportado a mi infancia feliz. Cuánto echaba de menos la cocina popular aragonesa. Así que estos días aprovecharé para rememorar los platillos de mi niñez: es una cuestión de imperiosa necesidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s