El día después

Esta mañana hemos ido a desayunar a Cortacans, como de costumbre. Cuantos llegaban buscaban con la vista alguno de los periódicos que hay siempre a disposición de los clientes, hoy más solicitados que nunca. El titular de portada de “La Vanguardia” era toda una declaración de guerra: Cambio radical. Así, para empezar a hacer boca.

Montse, una abogada de sesenta años que suele coincidir en nuestra franja horaria, ha comentado nada más llegar: “Me da miedo que haya ganado Ada Colau”. Ha dado un respingo cuando le he revelado que había optado por su candidatura. Y que no entendía por qué tenía miedo. Y que era la lista más votada pero, afortunadamente, no tenía mayoría absoluta –ese cheque en blanco sí que es verdaderamente aterrador, sea cual sea su color-. No hemos alargado la conversación porque me tenía que ir, pero he leído el pavor en sus ojos: soy una antisistema. Supongo que tiene razón.

Entre tanto, en el colegio de Ángela, sus compañeros hacían su particular lectura de la noche electoral, cada cual sesgado por lo que había escuchado en casa.

– ¡Qué horror, esa mujer va contra el independentismo!

– Pero si ayer se manifestó a favor del derecho a decidir –le ha contestado Ángela, que escuchó con nosotros la primera intervención de Ada Colau tras el laaaaaaaargo recuento, dilatado por el ministerio del condecorador de vírgenes y santos, que esperaba en vano que sus catastróficos resultados mejoraran.

– ¡Pobre Trias!

Sí, pobre Trias, que pactó con el PP un muelle para yates de lujo que tiene vedado el acceso a los vecinos -como tantas otras cosas-. Pobre Trias, que ha comprometido las arcas municipales hasta el año 2023 firmando contratos con “la Caixa”, el BBVA, FCC, ESADE y una empresa de limpieza de Florentino Pérez, tal y como desveló “Sentit Crític” el pasado 12 de mayo. Pobre Trias, que ha preferido engalanar la Diagonal –con un embaldosado tremendo que provocará más de una caída-, ese largo escaparate de tiendas de lujo, a promover políticas sociales. Pobre Trias, que es más partidario de la caridad, en plan Sor Lucía Caram, que de repartir la riqueza. Pobre Trias, que como quien no quiere la cosa ha ido privatizando que privatizarás con aquella alegría neoliberal.

hl_nosotros_o_el_caosEso sí, que quede claro que todo lo ha hecho por la patria. Para fer país. Artur Mas lo repitió ayer de nuevo con esa irritante actitud mesiánica suya tan genuina, heredada del maestro Pujol –Catalogne c’est moi!-. Se le escapaba la rabia entre los dientes cuando verbalizó su preocupación por una Barcelona imposible de gobernar. Creo que jamás aprenderá a apreciar la indómita e impredecible diversidad sociológica de su joya más codiciada. Pues yo, como aquel chiste de Hermano Lobo que recuperó Forges recientemente, entre ellos y el caos, volvería a escoger el caos. Entre otras cosas, porque me parece mucho más interesante. Pero, sobre todo, porque cuando les miro solo veo tierra quemada. Y hay que empezar a plantar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s