Espléndidos 50

Una de las certezas que aporta el paso de los años es la de saber discernir, con claridad meridiana, entre las personas con quienes puedes contar y las que no. Más allá de echar una mano en aquello que resulta fácil –lo que igualmente se agradece-, quienes han optado por quererte de corazón ponen también todo su empeño en ayudarte en lo que tú realmente necesitas, al margen de que no les convenga demasiado e incluso les vaya a contrapelo. Ahí radica la verdadera esencia de la amistad, en la atenta predisposición a estar a tu lado. Como la foto que captura a los atletas justo antes de echar a correr tras el pistoletazo de salida.

Esos amigos y amigas comprometidos –por el camino quedan los de pacotilla- son la familia que has escogido. La oreja que te escucha sin sermonearte ni juzgarte. La mano que tira de ti cuando caes –y las piernas que caminan por ti mientras te recuperas-. Las palabras sanadoras que lamen tus heridas al tiempo que, en un quiebro, se tragan las lágrimas compartidas. Los cálidos asideros en que te vas apoyando durante tu paseo por la vida.

Mi buena amiga Mireia, conversadora cómplice e intuitiva en el íntimo mano a mano, es, por encima de todo, una mujer generosa, con un corazón tan grande que me admira que quepa en su cuerpecillo menudo y pizpireto. Hace apenas unas horas quiso celebrar sus inminentes 50 –los cumple brunch_publichoy- con contagiosa alegría madurescente y nos invitó a su coqueta cafetería de la calle Casanova 158, el Public Cafè –sí, escrito así, en catanglish-. Fue mi primera noche allí, aunque ya había disfrutado de sus cositas ricas en anteriores ocasiones -de camino a mi dermatóloga, que tiene consulta junto al Mercat del Ninot y el Hospital Clínico, o haciendo tiempo para recoger a Ángela del Instituto Francés-. En el Public Cafè descubrí las crujientes y sabrosas tostaditas de la panadería Turris, que acompañan a su exquisito hummus, y tantos otros platillos caprichosos con que sabe tentar a sus clientes en el desayuno y el almuerzo. De lo bueno lo mejor, y siempre con una sonrisa.

Ayer Mireia lucía tan guapa por dentro como por fuera –con una belleza reversible, que decía la monitora de campamentos de Mariola-. Irradiaba felicidad como la supernova en que se convirtió unas horas antes de atravesar la frontera del cambio de década. Nos agasajó con jamoncito del bueno seleccionado especialmente por ella –ese gran clásico infalible- y bocaditos tan irresistibles como microbrochetas de verduritas con salsa romesco, guacamole con atún, salmón ahumado con semillas de sésamo, minitortillas de calabacín y rollitos de pollo, rúcula y tomate confitado, por citar las delicatessen sin queso que probé –colesterol obliga-. Según mi goloso marido, el pastel de cumpleaños, de intenso chocolate negro, era un auténtico pecado.

Sus excompañeros de pretéritas vicisitudes laborales le obsequiamos dos noches de alojamiento en Le Château Brangoly, un recóndito hotelito cercano a la localidad francesa de Enveitg, que está a un par de horas de Barcelona. Fue idea de Gerard, que hace no mucho disfrutó allí de una encantadora noche romántica con su querido Josep Maria. Espero y deseo que Mireia y Joaquim sean muy pero que muy felices durante ese fin de semana que les hemos envuelto para regalo.

Felicidades, Mireia. No cambies nunca.

Anuncios

4 comentarios en “Espléndidos 50

  1. Per mi va ser un plaer compartir la vetllada d’ahir amb tots vosaltres. Em feia molta il·lusió compartir aquest moment amb la gent que estimo.
    Com sempre que tractes temes íntims, Helena, tens la capacitat d’emocionar-me!

  2. Que ganas de comer que me das!!!! Y que linda forma de festejar! Yo quiero hacer lo mismo…. Iré a BCN y festejaremos allí! Entre otros tantos lugares que me indicarás…. Jajaja

    Enviado desde mi iPad

  3. Amiguita del alma, tienes que empezar a pensar cómo, dónde y cuándo quieres celebrar tu especialísimo cumpleaños, ya sé que tienes previstos varios merecidísimos homenajes a cuenta de tu paso a los 50, ¡quiero participar en alguno de ellos, preparadísima estoy! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s