Y el verbo se hizo mujer y actuó ante nosotros

TEATRE_BARCELONA-El_testamento_de_Maria-CARTELL_GRECAyer tuve el privilegio de asistir a la última representación de “El testamento de María” en el marco del Grec 2014, el festival de verano de Barcelona. Hace unos meses, la publicación de esta obra del irlandés Colm Tóibín –que vive a caballo entre Barcelona, Estados Unidos y su país natal- desató cierta polémica: su monólogo teatral es una lúcida aproximación a la esposa de José de Nazaret que desmitifica la figura de Jesucristo.

Reconozco que la elección de la obra estuvo muy acotada por las circunstancias de mi amiga Valery, que tras sus dos semanas de vacaciones en Palamós solo disponía de tres días en mi ciudad. Así que, con las coordenadas “obra de teatro en castellano el 20 o el 21 de julio”, la opción era esta pieza de un solo acto que se representaba en la Capella MACBA. Que, por otro lado, nos interesaba muchísimo a ambas -de otro modo, hubiéramos seleccionado alguna otra actividad-. Hoy, tras presenciar la obra, creo que fuimos guiadas por un mágico orden cósmico, porque ayer tuvimos la inmensa fortuna de gozar de una pieza dramática excepcional.

Una iglesia gótica del siglo XV y otra renacentista del XVI son hoy, junto con un edificio contrafuerte añadido hace 30 años –llámale contrafuerte, llámale pegote infumable-, la Capella MACBA, un espacio sobrecogedor que por él mismo ya merece la asistencia a cualquier evento que acoja. No obstante, ayer ese marco arquitectónico incomparable pasó a segundo o tercer plano, porque se conjugaron tres poderosos factores que lo convirtieron en mero receptáculo de algo mucho más grande: el excepcional texto escrito por Tóibín, la plástica puesta en escena de Frederic Amat y, sobre todo, la arrebatadora, épica, sublime actuación de Blanca Portillo. Porque durante hora y media de conmovedor monólogo en el que solo interactúa con un pictórico escenario que, puntual y metafóricamente, le da la réplica, ese monstruo de la interpretación se cuela poco a poco entre los vericuetos del alma y perturba, convulsiona, zarandea y acaba catapultando al hipnotizado público a un limbo atemporal en el que permaneces varias horas después de que haya finalizado la representación.

María es la amorosa madre judía que está convencida de que aquel hijo al que amamantó solo supo rodearse de locos, pero también la mujer sencilla, iletrada y humilde que le reza a Artemisa y nos confiesa sus angustias y miedos, haciendo gala de una apabullante humanidad. La María que vimos ayer es tan abrumadoramente terrenal, tan disímil y a la vez tan necesariamente suplementaria al mito católico, apostólico y romano, que consigue ser, por fin, un personaje creíble. Aleluya.

Anuncios

Un comentario en “Y el verbo se hizo mujer y actuó ante nosotros

  1. Amiga del alma Doy fe de lo que has descripto…. Aquí estoy en la cama de tu sofá!!! Jajajaj, en tu sala durmiendo acogedora en tu hogar donde nos reciben siempre!leyendo lo que hicimos juntas y lo describes tan bien, le pones palabras a mis emociones, a mis sentimientos… Que se confunden y decís que son tuyos! Gracias amiga del alma… Gracias infinitas gracias!!! Haber ido juntas a ver la obra fue especial … siempre encuentras estas maravillas para mi… Abres mi mente y mi alma… Estimulas y das de comer a mi espíritu! Un beso y buenas noches!

    Val Infinitamente feliz de ser tu amiga!

    Enviado desde mi iPad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s