El telón de acero de Billy Wilder

Una de las citas que alegran mi verano barcelonés es Phenomena Summernights. Gracias a esta maravillosa iniciativa cinéfila, hoy he tenido el placer de disfrutar de la gran película “Uno, dos, tres” de Billy Wilder.

Antes de la proyección, que empezaba a las nueve de la noche, nos hemos acercado al encantador Café Adonis -Bailén esquina Córcega- para compartir algunos platillos a modo de cena.

One_two_three43Cuando hemos llegado a los Cinemes Girona ya se estaba formando la cola –las entradas no son numeradas-. Se veía un público bastante ecléctico, desde entrañables abuelitas del barrio hasta jóvenes que seguro que no habían visto la película en su vida. No obstante, la sala no se ha llenado del todo, lo que sabe mal porque “Uno, dos, tres” es, como ya he dicho, una gran película. Yo hacía muchísimo que no la veía, y recuerdo haberlo hecho con mi padre, que se reía a carcajadas a mi lado. Es una ácida sátira tanto al comunismo soviético como al capitalismo más rampante, encarnado por la empresa Coca-Cola, paradigma de la american way of life. Nunca llegas a simpatizar con ninguno de los personajes, a cual más odioso –la única que tiene su gracia es la sufrida señora MacNamara- y las frases lapidarias del gran guionista Wilder son, por momentos, lacerantes como un afilado cuchillo.

Supongo que por eso no tuvo demasiado éxito cuando se estrenó, a diferencia de sus dos predecesoras, “Con faldas y a lo loco” y “El apartamento”. Hoy por hoy, el público todavía funciona así: los grandes éxitos de taquilla son producciones comerciales que no pretenden cambiar el mundo –más bien que nos conformemos con el establishment, aunque nos condene a una eterna minoría de edad-, mientras que el cine que cuestiona la manera en que nos hemos acostumbrado a vivir queda restringido a salas minoritarias, de pequeño aforo -nada que ver con los aforados, que sería otro tema-.

Tras la película hemos tenido el placer de poder participar en un cineforum en el que, gracias a Tonio L. Alarcón, coordinador de redacción de Imágenes de Actualidad, nos hemos enterado de que, tras la trepidante experiencia de acelerados diálogos a que le sometió Billy Wilder, James Cagney –cuya formación de bailarín fue infravalorada por la industria hollywoodiense- abandonó el cine. Solo volvió a participar, 20 años después, en la que sería su última película: “Ragtime” de Milos Forman. También hemos reflexionado sobre el precedente de “Ninotchka” de Ernst Lubitsch, en la que Wilder colaboró como guionista, y sobre el admirable trabajo de Alexander Trauner en “El apartamento”, donde, para simular unas oficinas inmensas, falseó la perspectiva y se valió de trucos como disponer hileras de mesas cuyo tamaño disminuía progresivamente y actores de cada vez más baja estatura, hasta llegar a utilizar niños figurantes en la zona más lejana a la cámara. A falta de presupuesto de producción, soluciones ingeniosas.

Al salir de los Cinemes Girona hemos querido cotillear en la vecina  Aigua del Carmen, que casualmente descubrimos ayer en la lista de propuestas de Time Out. Hace poco más de un par de años que sirven sus cócteles y, sobre todo, gintonics –es lo que más abunda en su carta- en un local decorado con esmero: suelo de tarima, arañas de cristal y hasta una bancada de madera de cine antiguo son detalles que hacen que el lugar sea de lo más acogedor. Aunque lo que más me ha gustado de la coctelería ha sido poder escuchar “Yummy, yummy, yummy” de Ohio Express, un tema que me ha dejado pegada a mi asiento porque no lo había vuelto a escuchar desde mi más tierna infancia. Con él os dejo.

Anuncios

Un comentario en “El telón de acero de Billy Wilder

  1. Siempre un placer leerte y encima despiertes curiosidades Ya me estoy poniendo a googlear algunas cosas que comentas Besos guapa Es tarde y tengo sueño!

    Valery

    Sent from my iPhone

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s