Vinland

Parece que los lingüistas, una vez más, no se ponen de acuerdo –afortunadamente: cuán saludable resulta contar con diferentes puntos de vista-. Algunos etimologistas aseguran que Vinland significa tierra de viñedos. No obstante, también hay quien afirma que este término se refiere, más bien, a una hipotética tierra de pastos o praderas, lo que tendría más lógica, habida cuenta que la mítica Vinland se correspondería a la costa atlántica de Canadá.

Según las sagas vikingas, Erik Thorvaldsson, más conocido como Erik el Rojo, fundó el primer asentamiento vikingo en Groenlandia, mientras que su hijo Leif Eriksson –literalmente, el hijo de Erik– fue el primer europeo que llegó al continente americano, cosa que nunca sabremos a ciencia cierta porque, además de que no tenemos la bola de cristal de la pitonisa Pita, quizás algún otro vikingo antes que él, vete tú a saber, ya se llegó hasta aquellos andurriales. Sí que hay constancia y pruebas arqueológicas fehacientes, en cambio, de que en el siglo XI hubo un asentamiento vikingo temporal en lo que hoy se conoce como L’Anse aux Meadows, en la isla de Terranova.Viking site_27

En cuanto a las posibles causas de que ese asentamiento no prosperara, hay, como era de esperar, varias teorías –conjeturas más que otra cosa-, aunque quizás lo que en realidad sucedió tiene que ver con una combinación de todas ellas. Nunca lo sabremos. O sí.

Podría haber pasado que los lugareños, unos indígenas guerreros y aguerridos, no estuvieran dispuestos a compartir territorio con aquellos agricultores y pescadores tan rubios y tan altos (la competencia desleal nunca fue bienvenida) y éstos últimos, aunque se hubieran instalado allí con sus propias mujeres –hay utensilios que prueban la existencia de féminas en el poblado vikingo- y no buscaran líos, no estaban por la labor de batallar, así que regresaron a su Groenlandia querida con sus maravillosas naves.

Otro posible factor a tener en cuenta es que, cuando Leif y sus camaradas construyeron su poblado con vistas al mar, al parecer la temperatura era bastante agradable y los inviernos más que llevaderos, pero al cabo de unos tres lustros hubo un repentino cambio climático –quizás Odín y Frigg sufrieron algunos episodios de desavenencias conyugales- y los vikingos pensaron que, frío por frío, mejor lo pasaban en su tierra –en circunstancias adversas, a menudo aflora la añoranza del terruño-.

index_img-meadows.ashxFuera por eso, porque alguna enfermedad diezmó la población vikinga –recordemos los estragos que causaría tres siglos más tarde la peste negra-, porque hubo una pequeña rebelión doméstica y las mujeres amenazaron con plantar a sus compañeros, o por un poco de todo, lo cierto es que hasta que, basándose en los famosos manuscritos medievales de Islandia, los noruegos Helge Ingstad y Anne Stine Ingstad –padre e hija, respectivamente- dieron con él –ellos sí que fueron unos auténticos descubridores, y no Colón y sus secuaces-, el asentamiento vikingo en el nuevo continente permaneció en el limbo.

Cristobal Colón no descubrió América. No porque Leif Eriksson paseara por allí casi quinientos años antes que él, sino porque, cuando él llegó por primera vez, hacía siglos que era el hogar de otros humanos mucho más evolucionados. Desafortunadamente, desde que los colonizadores –que no deriva de Colón, sino del latín colonia– hollaron el territorio, los desdichados nativos se dedicaron a malvivir y a morir prematuramente más que a otra cosa: las avanzadas civilizaciones precolombinas fueron aniquiladas con ahínco.

Con la moda de lo políticamente correcto, hay quien ha rebautizado el otrora Día de la Hispanidad como Doce de Octubre -un término engañosamente aséptico- o como Fiesta Nacional –tampoco sé de qué nación estamos hablando, o más bien sí: el Reino de Castilla, que patrocinó la famosa expedición, impidió que la Corona de Aragón comerciara en el Nuevo Mundo-. Sería más coherente que se llamara Jornada de Reflexión por el Exterminio Amerindio, como mínima señal de respeto hacia las víctimas de aquel formidable genocidio. De ese modo se podrían unir también británicos, franceses y holandeses, que llegaron más tarde pero se aplicaron con igual fervor. Claro que pedir perdón por los crímenes perpetrados es una rara excentricidad. Será que algunos muertos –los sinnombre, los insepultos, los obviados- es mejor que permanezcan donde están, enterrados en la inexpugnable tumba del sañudo olvido.

Anuncios

2 comentarios en “Vinland

  1. Excelente Realmente excelente! No sólo lo que quieres decir sino como llevaste allí! Las ideas, el razonamiento y la forma Me gusta leerte. Siempre espero a hacerlo cuando tengo tiempo para disfrutarte. Saborarte! Besos y q empieces e a bonita semana!!! En argentina hoy es feriado por el 12 de octubre. Tu comprendes eso???? Dios santo!!!!!!!! Besitos

    Valery

    Sent from my iPhone

    • Amiguita del alma, gracias por tus palabras de aliento, aun teniéndote tan lejos me siento muy acompañada por ti 🙂
      Me parece verdaderamente alucinante que el 12 de octubre sea festivo en Argentina, no tenía ni idea. ¿A santo de qué? ¡No puedo creerlo! ¿Siempre lo fue, o es una nueva aportación al calendario de esa barbie trasnochada? Quizás el bótox, de tanto abusar de él, le alcanzó el cerebro…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s