l’Isle-sur-la-Sorgue

El Sorgue, el río que nace en Fontaine-de-Vaucluse, se deshilacha en encantadores canales a su paso por l’Isle-sur-la-Sorgue, que lo mismo se deslizan entre las callejuelas y reflejan las eclécticas tiendecitas de los anticuarios, que hacen girar las antiguas norias que atestiguan el esplendoroso pasado de esta bonita población como centro productor de lana. Cuando estuvimos allí, aunque había algunas casetas repletas de viejos tesoros orillando la Sorgue -una especie de avanzadilla de la popular feria de Pascua-, el clima lluvioso y frío las sumió en un desangelado estado de letargo y semiabandono. Nuestras hijas se quedaron con las ganas de dar de comer a los ánades del lugar, porque no llevábamos encima absolutamente nada –smints y goma de mascar no cuentan- que pudieran comer los pobres patos. Nota mental para todas las familias con niños que adoran los plumíferos animalillos: no salir jamás de paseo sin el pan del día anterior. Nunca se sabe cuándo puede asomar un pico de oro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s